Abandono de animales en espana

TIPICAMENTE, y de forma trágica, el abandono de animales alcanza su punto álgido en los meses de verano y la pandemia de coronavirus ha incrementado aún más las cifras. Los datos del Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal indican que el verano pasado se abandonaron 24.000 perros y unos 3.500 gatos. Según el presidente del Colectivo, Antonio Moreno, 2020 fue un año atípico en cuanto a las adopciones de animales, sobre todo de perros, ya que muchas personas adoptaron canes sólo para poder salir a la calle, lo que, a su vez, ha provocado un aumento en el número de abandonos este año.

El abandono de animales de compañía, como perros y gatos, ha aumentado drásticamente durante el encierro provocado por el COVID-19. España, desgraciadamente, está a la cabeza de Europa con 150.000 animales abandonados. El abandono de animales de compañía, como perros y gatos, ha aumentado drásticamente durante el encierro provocado por el COVID-19.

Refugios de mascotas, asociaciones de animales y la fiscalía de medio ambiente han confirmado que la situación es preocupante. Durante los casi tres meses que han durado las restricciones impuestas por el gobierno a causa del COVID-19, el índice de abandono de pequeños animales se ha disparado. Y no sólo eso, sino que una vez superado el confinamiento, el aumento no se detiene.

España, por desgracia, está a la cabeza de Europa con 150.000 animales abandonados. El equipo de Wooolfy no puede expresar el dolor que esto nos hace sentir. Por suerte, hay gente con un corazón enorme que se preocupa por todos estos seres indefensos, como Asoka, una protectora de animales con la que colaboramos.

– Partiendo de las legislaciones de Cataluña y Andalucía que reconocen a los animales como sintientes, se insta al Gobierno de España a que reconozca que todos los animales de los que existe evidencia científica -como mínimo, todos los vertebrados, cefalópodos y crustáceos decápodos- son seres sintientes y a que consagre este principio en la legislación. Reconocer a los animales como seres sintientes servirá de base para otras consideraciones sobre el bienestar animal. Según datos de la Fundación Affinity, en 2018 las asociaciones de protección animal y los centros municipales recogieron 113.217 perros y gatos abandonados, lo que representa solo una parte del total de abandonos, ya que muchas mascotas mueren de hambre, atropelladas o por enfermedad y otras son recogidas directamente por particulares.

La Federación de Asociaciones de Protección y Defensa de los Animales Fapam calcula que el número real de mascotas abandonadas al año supera las 300.000, lo que supone una media de tres animales cada cinco minutos. Los animales de compañía suelen considerarse miembros de la familia; son una importante fuente de afecto y apego y forman parte integral de nuestra sociedad [1]. Sin embargo, cada año se abandonan millones de perros y gatos en todo el mundo, lo cual es un tema importante porque, en primer lugar, se considera un importante problema de bienestar animal [2], y en segundo lugar, el cuidado de los animales de compañía vagabundos conlleva un gran coste público y privado, por ejemplo, 2.000 millones de dólares al año en Estados Unidos [3].

Desde este punto de vista económico, los datos basados en encuestas nacionales representativas son cruciales para desarrollar políticas privadas y públicas que reduzcan el abandono de mascotas y promuevan la adopción. Además, conocer el perfil y las necesidades de los animales abandonados es el primer paso para mejorar su bienestar y calidad de vida. Para avanzar en este ámbito, necesitamos cifras precisas sobre la tasa de abandono y la tasa de realojamiento de los perros y gatos que entran en un refugio cada año.

Para calcular la tasa de abandono necesitamos una estimación de la población total de perros y gatos y del número de abandonos, pero no existen datos oficiales consistentes sobre los animales vagabundos en los países occidentales, y la mayoría de los datos disponibles proceden de asociaciones de animales y refugios sin ánimo de lucro. Por ejemplo, la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales calcula que cada año ingresan en los refugios entre 5 y 7 millones de animales de compañía en Estados Unidos [4]. En el Reino Unido, se estima que los ayuntamientos se ocuparon de 126.100 y 110.000 perros callejeros en 2011 y 2014, respectivamente [5]; y de 246.397 perros y gatos callejeros en 2010 [6].

En España no hay datos oficiales ni del número de animales abandonados cada año, ni de la población total de perros y gatos. Además, es necesario distinguir entre los animales realmente abandonados y los que simplemente se han perdido y podrÃan ser eventualmente recuperados por sus dueños. Se han publicado imágenes encubiertas de «crueldad y maltrato gratuitos» supuestamente tomadas en un centro de experimentación animal en España -que ha obtenido previamente financiación de la UE y de las autoridades españolas para proyectos-, lo que ha provocado peticiones de cierre del centro.

En España, cualquier experimentación con animales debe ser aprobada por un comité ético, del que suelen formar parte veterinarios e investigadores especializados en el trabajo con animales de laboratorio. La legislación también establece que todo el personal que trabaje con animales con fines cientÃficos debe tener una «formación previa adecuada». Fernández Blanco