Cuáles Son Las Partículas Subatómicas Que Forman Un Átomo

Fue Hideki Yukawa quién postuló la presencia de los piones para explicar la fuerza fuerte que unía a los nucleones dentro del núcleo. El muón se descrubrió en 1936, pensándose incialmente de manera errónea que era un pión. En la década de los 50 se descubrió el primer kaón entre los rayos cósmicos. Mucho más adelante se descubrió que, si bien los recien definidos átomos cumplían la condición de ser los constituyentes de toda la materia, no cumplían ninguna de las otras dos condiciones. Sin embargo se decidió mantener el término átomo para estos constituyentes de la materia.

No posee por ende sentido charlar de compresión en algo que de por si acaso no tiene volumen. Por este motivo, vamos a dedicar este producto a contarte todo cuanto has de saber sobre las partículas subatómicas, sus especificaciones y tipos que hay. Física de partículas, Catálogo de partículas elementales, el modelo quark y el modelo estándar. La confirmación de la existencia de los bosones de gauge débil en la década de los 80 y la verificación de sus propiedades en los 90 se considera como la era de la consolidación de la física de partículas. Entre las partículas establecidas por el modelo estándar, aun continúa sin descubrir el bosón de Higgs. Por este motivo este es el objetivo escencial del acelerador Large Hadron Collider del CERN.

¿qué Peculiaridades Tiene Un Átomo?

En TCC las partículas no son entidades básicas, sino que sólo hay campos y probables estados del espacio-tiempo (el que sean aceptables un cierto número de partículas es una propiedad del estado cuántico del espacio tiempo). De este modo un campo es tratado como un perceptible asociado a una región del espacio-tiempo, por su parte, a partir del perceptible de campo se puede definir un operador número que se interpreta como el número de partículas observables en el estado cuántico. Ya que los autovalores del operador número son números enteros y las magnitudes extensivas son expresables en concepto de este operador, razón por la que los autovalores de ese operador se pueden interpretar como el número de partículas. El electrón tiene una carga negativa, el protón está cargado positivamente y el neutrón no tiene carga. Los átomos son neutros y poseen el mismo número de protones que de electrones. Los protones y los neutrones están en el núcleo (en el centro del átomo), mientras que los electrones se encuentran en las capas que orbitan cerca del núcleo.

Este número se conoce como número atómico y se representa con la letra Z. Todos y cada uno de los átomos que tengan exactamente el mismo número de protones forman parte al mismo elemento y comparten exactamente las mismas características químicas, más allá de que sean elementos químicos diferentes entre si. Nuestro electrón es ya una partícula subatómica, porque puede existir independientemente de los átomos y no está formado por la unión de otras partículas.

Descubre La Energía Nuclear

El filósofo heleno Demócrito fue entre los primeros en opinar en la existencia de los átomos, hace más de 2000 años. Creía que los átomos eran indestructibles, no tenían composición interna y que los átomos de una misma sustancia eran todos idénticos. Incluso, nuestra palabra átomo procede del heleno atomus (ἀτόμος), que significa indivisible. Los átomos poseen partículas más pequeñas, llamadas protones, neutrones y electrones. Estas partículas se conocen como partículas subatómicas, y la teoría de las partículas subatómicas y su interacción se conoce como Modelo Estándar.

A partir de aquí se comenzó a charlar de partículas cuyo tamaño fuera inferior a la de cualquier átomo. Esta definición incluía a todos los contituyentes del átomo, pero también a los constituyentes de esos constituyentes, y asimismo a todas aquellas partículas que, sin formar parte de la materia, existen en la naturaleza. Los nucleones están unidos por una energía llamada “energía nuclear”. Esto hace que el núcleo de los átomos tenga dentro carga positiva y sea el sitio donde se concentren la mayor parte de la masa atómica.

De este modo se descubrió otro “electrón pesado”, aparte del muón, el tauón, así como distintas series de quarks pesados. Ninguna de las partículas de estas series más pesadas parece ser parte de los átomos de la materia ordinaria. También hay casos en los que los átomos de un mismo elemento tienen exactamente el mismo número atómico , pero diferente número de masa ; o sea que a pesar de tener el mismo número de protones, tienen un número diferente de neutrones. El número combinado de protones y neutrones influye poco en las características químicas del átomo, pero aumenta su masa y, por tanto, altera sus propiedades físicas. En cambio, el número de electrones presentes cambia drásticamente las propiedades químicas de un átomo al cambiar su configuración electrónica. También se conoce que aparte de cada partícula existe la antipartícula correspondiente, la que tiene la misma masa que ella y también igual carga pero de signo opuesto.

Hay asimismo otras partículas elementales que son responsables de las fuerzas electromagnética y enclenque . Hoy entendemos que los átomos no son indivisibles sino que están formados por unas partículas subatómicas, llamadas partículas elementales. Estas se tienen la posibilidad de determinar como entes físicos más simples que el núcleo atómico, y se cree que son el último constituyente de la materia. Ahora bien, el interrogante era ¿son el electrón y el protón las únicas partículas subatómicas que ya están?

Un ion es un átomo que ganó o perdido un electrón para conformar una partícula cargada. Además, merced a los diferentes adelantos, hemos logrado conocer la energía que estas diminutas partículas guarda dentro suyo. Para entender qué es un átomo desde su descubrimiento, debemos remontarnos a su etimología que, en un caso así, procede del latín atŏmus y su significado es indivisible. Este término se lo atribuyó Demócrito de Abdera, acólito de Leucipo de Mileto. Lo llamó de esta manera por el hecho de que era la medida de menor tamaño que concebía cuya división era imposible.

1 Partículas Subatómicas

Este articulo se apoya en el articulo Partícula_subatómica publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está libre bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Albert Einstein interpreta el efecto fotoelétrico como una prueba de la existencia real del fotón. Previamente, en 1905, Max Planck había postulado el fotón como un quantum de energía electromagnética mínimo para resolver el problema de termodinámica de la radiación del cuerpo negro. En la Grecia clásica, un átomo era concebido como la parte mucho más pequeña y también indivisible constituyente de la materia. Las capas no nos dicen dónde está un electrón; en verdad, es realmente difícil saber tanto la ubicación precisa de un electrón como hacia dónde se dirige.

Por un lado, el núcleo está compuesto por su parte por neutrones, con carga neutra, y protones, con carga positiva. Ambos se encuentran agrupados en el núcleo y forman los nucleones. Y, por otra parte, la corteza se compone por electrones, con carga negativa. Los neutrones son partículas subatómicas que forman el núcleo adjuntado con los protones. Su masa es muy afín a la de un protón, si bien en este caso no tiene carga.